Guatemala Invierte en Sostenibilidad

Después del discurso de la Embajadora indonesia Andayani, publicamos el del Embajador de Guatemala en Italia, Luis Fernando Carranza Cifuentes, donde se recalcan los esfuerzos hechos por el país centroamericano para favorecer las cadenas de suministro sostenibles, el respecto de los derechos del hombre y del trabajador, y la promoción de la innovación tecnológica en la agricultura y la industria. El discurso fue también publicado por la plataforma de análisis política y económica Formiche.net

El Embajador Luis Fernando Carranza Cifuentes es amigo y seguidor de Competere.eu y de la Nutrición Sostenible.

Lea aquí el texto en ingles y en italiano.

 

Guatemala Invierte en Sostenibilidad

Luis Fernando Carranza Cifuentes

Embajador de Guatemala en la Republica Italiana y Presidente de la Junta Executiva del Programa Mundial de Alimentos (PAM).

El G20 impulsa tres temas de suma importancia para la humanidad en su siguiente cumbre: la gente, el planeta y la prosperidad. Estos son tres elementos indivisibles, que coexisten y que se retroalimentan mutuamente.

Guatemala es un país de renta media alta, que, como muchos países de Latinoamérica, tiene brechas estructurales que hacen más difícil alcanzar el desarrollo sostenible. Por ello, el sector privado organizado guatemalteco trabaja de la mano de las Naciones Unidas para la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS).

En los últimos 20 años, Guatemala ha invertido US$350 millones en proteger y cuidar los bosques nacionales, a través de los programas de incentivos forestales. Además, protege sus recursos naturales, reduce la emisión de los gases de efecto invernadero y mitiga los efectos de cambio climático con la aplicación de la ley Forestal y el Sistema Guatemalteco de Área Protegidas.

Tomando en cuenta que Guatemala es un país principalmente agroexportador, su sector privado implementa un plan estratégico 2021-2025 para implementar la sostenibilidad agrícola, que define la recuperación y mantenimiento de la fertilidad del suelo, aprovechamiento del agua y utilización de las tecnologías agrícolas (como digital farming y agricultura de precisión).

Un sector que se ha convertido en un referente mundial de la agroindustria sostenible es el de aceite de palma. Guatemala es el segundo país productor en Latinoamérica y sexto a nivel mundial de aceites. El 64% de su producción es sostenible por cumplir con estándares internacionales con certificación como el de Roundtable on Sustainable Palm Oil RSPO y del Certificado Internacional de Sostenibilidad y Carbono (ISCC) de la Producción de Biocombustibles.

Por otro lado, el sector productivo de café tiene una política de ambiente y cambio climático que define los lineamientos estratégicos para mejorar la gestión ambiental, la conservación de la biodiversidad, la adaptación al cambio climático, la competitividad y el desarrollo con bajas emisiones en toda la cadena de producción del sector cafetalero.

Otros sectores productivos, como el azúcar y el banano, han empezado a estimar su huella de carbono y a desarrollar planes de mitigación. Esta industria ha reemplazado los combustibles fósiles con combustibles renovables, incrementando su eficiencia en 230%.  La economía circular que resulta de la utilización de residuos de la producción de azúcar es una fuente de negocios, disminución de costos y la reducción de contaminación.

En los años venideros, se espera que Guatemala continúe integrando prácticas enfocadas en la protección, prevención y adaptación ambiental que consoliden un modelo de desarrollo sostenible en el país y su liderazgo en la región centroamericana.

La credibilità è la nostra forza. La nostra visione al vostro servizio.

Pietro Paganini
Presidente, Competere
Newsletter

Join Our Community and Stay Up to Date